ESPACIO DE HOMENAJE Y DIFUSION DEL CINE ITALIANO DE TODOS LOS TIEMPOS



Si alguién piensa o cree que algún material vulnera los derechos de autor y es el propietario o el gestor de esos derechos, póngase en contacto a través del correo electrónico y procederé a su retiro.




jueves, 23 de diciembre de 2010

La Carne - Marco Ferreri (1991)


TITULO La carne
AÑO 1991
IDIOMA Italiano
SUBTITULOS Francés (Separados)
DIRECTOR Marco Ferreri
GUIÓN Marco Ferreri, Lilian Betti (Argumento: Marco Ferreri)
REPARTO Francesca Dellera, Sergio Castellitto, Philippe Léotard, Farid Chopel, Petra Reinhardt, Gudrun Gundlach
GÉNERO Comedia | Erótico

SINOPSIS Comedia de amor, sexo y antropofagia. Paolo y Fancesca, hartos de la neurosis imperante en la vida urbana, deciden alejarse de ella y refugiarse en una pequeña casa cerca de una playa para practicar el sexo sin ningún tipo de límites. Exhuberante y posesiva, la mujer utiliza técnicas aprendidas de un gurú del sexo para convertir a su amante (casado y padre de dos hijos) en un esclavo...(FILMAFFINITY)

Enlaces de descarga (Unir con HJ Split)


Marco Ferreri entró en el mundo del cine a través de la realización de cortometrajes publicitarios. Más tarde, se dedicó a la producción y llegó a España como representante comercial de los objetivos Totalscope, la versión italiana de los Cinemascope americanos. Aquí conoció a Rafael Azcona, con el que colaboró en El pisito en 1959 y El cochecito en 1960, dos comedias españolas marcadas por un feroz sarcasmo antiburgués. De vuelta a Italia, Ferreri siguió rodando con su L’ape regina en 1962, una sátira anticatólica que fue censurada, incluso su título modificado debido a la crítica que hacía sobre la institución del matrimonio.
En Se acabó el negocio (La donna scimmia), de 1963, habla sobre las relaciones entre los sexos dominadas por la explotación del más débil, con el final también censurado, esta vez por decisión del productor Carlo Ponti.
Más adelante, realizó el capítulo de Il professore dentro de la película colectiva Controsesso en 1964, y luego el cuento antimachista El harén (L’harem) de 1967. Sin embargo, la que se cosidera su obra maestra es Dillinger ha muerto (Dillinger è morto), de 1969, un ensayo sobre la soledad del hombre contemporáneo en la sociedad capitalista.
Luego rodó la triste alegoría sobre el futuro El semen del hombre (Il seme dell’uomo) en 1970, un cuento kafkiano anticlerical, y La audiencia (L’udienza) en 1971. Más tarde, realizó una curiosa por no decir surrealista relectura de la derrota del general Custer en Little Big Horn llamada No tocar a la mujer blanca (Non toccare la donna bianca) en 1975.
Pero cuando alcanza de nuevo la cumbre es gracias a la adaptación del cuento de François Rabelais La gran comilona (La grande abbuffata), de 1973, que anticipó la furia iconoclasta del Saló o los 120 días de Sodoma de Pier Paolo Pasolini.
Desde entonces podríamos citar las siguientes obras: La última mujer (L’ultima donna), de 1976, y La casa del sorriso, de 1988. Homenajeando el cine que ya no existe en Nitrato d’argento (1995), concluyó con una nota de melancolía su recorrido como cineasta, a la vez genial e inclasificable.


5 comentarios:

  1. Estimado: todos los enlaces están muertos

    Gracias igual por el esfuerzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambiados todos los enlaces. Espero que duren.

      Eliminar
  2. Aviso: no funcionan los enlaces.
    Gracias !

    ResponderEliminar
  3. Se volvieron a caer los enlaces! Gracias

    ResponderEliminar