ESPACIO DE HOMENAJE Y DIFUSION DEL CINE ITALIANO DE TODOS LOS TIEMPOS



Si alguién piensa o cree que algún material vulnera los derechos de autor y es el propietario o el gestor de esos derechos, póngase en contacto a través del correo electrónico y procederé a su retiro.




lunes, 9 de enero de 2012

Gorbaciof - Stefano Incerti (2010)


TITULO ORIGINAL Gorbaciof
AÑO 2010
IDIOMA Italiano
SUBTITULOS No
DURACION 85 min.
DIRECCION Stefano Incerti 
ARGUMENTO Y GUION Stefano Incerti, Diego De Silva 
FOTOGRAFIA Pasquale Mari
MONTAJE Marco Spoletini
ESCENOGRAFIA Lino Fiorito
MUSICA Teho Teardo
REPARTO Toni Servillo, Mi Yang, Geppy Geijeses, Gaetano Bruno, Hal Yamanouchi, Antonio Buonomo  PRODUCCION Devon Cinematografica, Surf Film, Bottom Line, The, Teatri Uniti

SINOPSIS Il cassiere del carcere di Poggio Reale, soprannominato Gorbaciof per una macchia sulla fronte simile a quella del politico russo, conduce una vita complessivamente insulsa, animata dal solo vizio del gioco d’azzardo. Attratto dalla giovane cinese Lila, figlia del proprietario della bisca clandestina che frequenta, sottrae dei soldi dalla cassa del carcere per salvarla dalla prospettiva della prostituzione. L’episodio lo conduce in una spirale di tangenti e rapine dalla quale non riuscirà a uscire.


Entrevista con Stefano Incerti • Director
Un apólogo lírico a la medida de Toni Servillo

El director napolitano nos cuenta cómo nació Gorbaciof, su sexto largometraje; cuáles fueron sus influencias, y cómo buscó un estilo depurado por Gabriele Barcaro

Cineuropa: ¿Cómo nació la idea de Gorbaciof?
Stefano Incerti: En 2003 leí un artículo titulado «El cajero con el vicio del juego» sobre el administrador de una cárcel del norte de Italia que sustraía de la caja común el dinero que los familiares de los detenidos depositaban y lo usaba para jugar en el casino. Fue el punto de arranque que me dio la posibilidad de retratar a un personaje inédito en el cine; decidí llevar la historia a Nápoles y escribir la película junto con Diego De Silva.

¿Qué cambios sufrió el guión entre 2003 hasta ahora?
Al principio, en lugar de una chica china, había una napolitana, por lo que preveíamos muchos diálogos. Sin embargo, nos pareció un guión demasiado ortodoxo: no tenía la chispa que buscábamos. Más tarde, cuando Toni Servillo entró en el proyecto, nos planteó un mayor rigor.

Lo que resultó en una película casi muda...
Sí, una película que no necesita diálogos, en la que la comunicación no tiene lugar a través de las palabras sino mediante gestos, miradas. El cine de hoy se parece cada vez más al teatro filmado o a las ficciones televisivas: todo diálogos y voces en off. He querido acercarme al cine más primigenio, aquel que no necesita palabras como atajos para la expresión de sentimientos o aspectos psicológicos.

¿Cómo ha influido en el desarrollo de la película la elección de Servillo?
Además del estímulo a la escritura, el personaje de Gorbaciof está hecho a su medida. A la hora de rodar nos hemos podido permitir elipsis y omisiones que habrían sido impensables con otros actores. Desde el punto de vista de la producción, sin embargo, contar con uno de nuestros actores más grandes y notorios no ha bastado para dar un impulso inmediato a la película: una obra casi muda, con pocos diálogos en napolitano y con una coprotagonista china es muy difícil de sacar adelante. Para Gorbaciof, aun tratándose de una película de bajo presupuesto en alta definición, hemos debido reunir hasta cinco productores.

Entre sus inspiraciones (y aspiraciones), usted habla de una «dimensión en absoluto italiana, sino cercana al cine de Europa del este y a Oriente». ¿Puede decirnos a qué modelos se refiere?
Puedo poner un ejemplo que he visto recientemente: Cuatro noches con Anna, de Jerzy Skolimowski; una obra muy silenciosa en la que he encontrado, curiosamente, muchos puntos afines con mi película. En términos más generales, me refiero a la capacidad del cine oriental de sugerir sin abstraerse del contexto: en Gorbaciof yo no quería ignorar la ciudad, una Nápoles que, para mí, que vivo en ella, se parece un poco a la Nueva York de los años setenta, donde se puede comprar una pistola por un puñado de euros. Mi intención no era hacer un retrato, sino rodar un apólogo lírico teniendo como protagonistas a dos personajes que, en otro lugar, no habrían sido más que comparsas.

Desde un punto de vista estilístico, se percibe la ausencia de cualquier tipo de virtuosismo: ¿por qué?
Es una llaneza que nos ha costado encontrar, porque la simplicidad requiere esfuerzo. Estoy convencido de que cada historia exige una forma de contarse diferente y un estilo que se integre con la historia. En este caso he renunciado a los travelín y a los estabilizadores de cámara, optando por que la cámara se pusiera al servicio de los actores, sin abusos.

¿Le sorprendió la óptima acogida de la prensa internacional en Venecia?
Confiaba en que agradase, pero no me esperaba un éxito de tal magnitud: nada más terminar Venecia, llevamos la película a Toronto, y, empujado por las buenas críticas, ha empezado a venderse al extranjero: Francia, Inglaterra, Australia y Nueva Zelanda; negociaciones con España y Alemania. Mis películas, de todas formas, siempre han tenido más éxito fuera de Italia: en Italia se distribuían pocas copias y en periodos desfavorables. Gorbaciof es la primera que se estrena en plena temporada cinematográfica.

Hace pocos días, la película se presentó también en el festival de cine italiano de Annecy. ¿Cómo valora este tipo de iniciativas? Cualquier actividad que lleve el cine italiano al extranjero es positiva porque puede llamar la atención de las distribuidoras: al mismo tiempo, una de mis anteriores películas, Cómplices del silencio, se ha proyectado en un festival similar en Estocolmo, al parecer con éxito. Tendríamos que apostar más por las ventas internacionales, pero me parece que los productores son los primeros que no creen mucho en ello: se echa en falta una estrategia agresiva.
http://cineuropa.org/ffocusinterview.aspx?lang=es&treeID=2167&documentID=151528



"Gorbaciof" - Toni Servillo, en la Chinatown de Nápoles

Peligrosa espiral para un carcelero que cae en las trampas del poker y del amor. Un papel de oro para un actor genial en una película que sedujo en la Mostra de Venecia de 2010
por Gabriele Bar
¿Es posible construir una película sobre la manera de caminar de un personaje? Viendo Gorbaciof, de Stefano Incerti, proyectada fuera de concurso en el Festival de Venecia, se diría que sí, siempre que los pasos no sean de un actor cualquiera, sino de un verdadero maestro como Toni Servillo, que, tras caminar curvado como Giulio Andreotti en Il Divo, experimenta en esta ocasión un estilo original, descarado y rápido. Es Marino Pacileo, con patillas y cabello largo, todo un figurín, más conocido como Gorbachof a causa de su llamativo antojo en la frente.
Gorbaciof trabaja en la cárcel de Poggioreale, cerca de Nápoles. Todos los días, con una chaqueta que le queda chica, va al trabajo, se pone en la ventanilla, cobra los cheques de los parientes de los presos. Habla poco y del mismo modo que camina. Rápido, comiéndose las palabras (las primeras llegan después de diez minutos de película). No habla, sino que juega. Tiene el vicio del póker, y para permitírselo saca de la caja del penitenciario, mantenido en jaque por el juego y un vigilante (Nello Mascia) que sabe todo, cierra los ojos, pero tarde o temprano- ¿qué apostamos? - pedirá algo a cambio.
Así transcurre la vida de Gorbaciof, hasta el encuentro con Lila (Mi Yang), hija de un compañero de juegos, en la cual ha puesto los ojos el “tiburón” Geppy Gleijeses. ¿Quién más que Servillo tendría que saber que hay que cuidarse de las consecuencias del amor? También esta vez, sin embargo, como en la película de Paolo Sorrentino, las sentimientos trastornan la vida del protagonista, arrastrándolo en un espiral de ilegalidad.
El guión, escrito por el director y Diego De Silva, y luego reescrito “a la medida” para Servillo. Según Incerti, “parte desde la soledad metropolitana para convertirse en una pequeña historia moral”. En el fondo, Chinatown se convierte en marco de un amor que no necesita palabras.
Así como el autor no siente la necesidad de ornamentos de estilo (muy hermosa, sin embargo, la fotografía de Pasquale Mari) o virtuosismos de dirección, prefiriendo concentrarse en su protagonista. Con el riesgo de cargar sobre los hombros, aunque robustos, de Servillo el peso de toda la película.
http://cineuropa.org/ffocusarticle.aspx?lang=es&treeID=2167&documentID=151527

---

Una vistosa voglia sulla fronte che gli è valsa il soprannome di Gorbaciof (sic!) appiccicatogli dai personaggi gretti e provinciali che lo circondano. L’aria schiva di chi ha perso ogni forma di curiosità per una vita che si avvolge a loop in un’insensata e troppo squallida routine. Anche le vincite al gioco d’azzardo sono ordinaria amministrazione per Marino Pacileo, l’avvizzito contabile del carcere napoletano di Poggio Reale interpretato da un avvincente Toni Servillo nell’ultimo film, il settimo, di Stefano Incerti. È intorno a questo protagonista rassegnato e insieme inquieto che ruota una storia lineare ma dall’esito tarantiniano, insolita nel panorama del cinema italiano.
Servillo domina ogni scena, perfettamente calato nel personaggio impettito e sudicio fuori quanto goffo e –si scoprirà- pulito dentro che maneggia banconote con distacco e disinvoltura, guardandole appena con la coda dell’occhio e il volto annoiato. Denaro che genera denaro, passando dalla cassa del carcere al tappetino verde del tavolo da gioco. Denaro che Gorbaciof si guadagna illegalmente, ma non per questo con facilità, e che sembra inizialmente non servirgli ad altro che ad alimentare il suo vizio segreto. Ma Gorbaciof si rivela essere un ladro-gentiluomo, una sorta di Robin Hood partenopeo che agisce sotto l’impulso di valori e sentimenti candidi che intorno a lui si sono invece sgretolati. E come un bambino con una mitragliatrice vera in mano, il Nostro resterà incastrato nel suo stesso gioco.
I tempi lunghissimi, suggeriti da un montaggio flemmatico e da movimenti di macchina intorpiditi, lungi dal lasciare spazio alla noia si risolvono in questo film nell’esaltazione dei dettagli, che vengono elevati a eloquenti sostituti dei pressoché assenti dialoghi. Il livello della comunicazione è ridotto all’essenza, come basato sull’essenziale è lo scambio di informazioni tra il protagonista e l’eterea ragazza cinese di cui si innamora, interpretata dall’attrice Mi Yang. Silenzi che spiazzano richiamando una dimensione surreale, e che contribuiscono a fare di Gorbaciof un lavoro che si distacca dalla tradizione cinematografica italiana. I bassifondi angusti e criminali di una Napoli fin troppo nota, scolpita nell’immaginario comune dalla cronaca prima ancora che dal grande schermo e dalla fiction, vengono scandagliati con una prospettiva nuova, complice una regia che strizza l’occhio al cinema orientale nella grammatica di base e al gangster movie americano nella caratterizzazione dei personaggi. Attraverso i campi strettissimi che dominano le inquadrature, Incerti si dimostra in grado di offrire una visione totale e incisiva della realtà che vuole raccontare. Sono i particolari visivi e i loro raccordi a veicolare il significato del tutto. Ed è Gorbaciof-Servillo a incarnare come una maschera, emblema della tradizione napoletana, le caratteristiche reiette e al contempo profondamente umane della piccola malavita e di chi ci si trova coinvolto un po’ per circostanza. Il personaggio è studiato alla perfezione, senza che questa ennesima prova d’attore di Servillo si risolva in un mero esercizio di stile. Nessun intento autocelebrativo del protagonista disturba la visione; ogni scelta nella recitazione, dalla postura, ai gesti, all’imbruttimento della fisionomia ottenuto con il trucco, costituisce un tassello fondamentale della narrazione durante la quale Servillo non si concede imperfezioni. E neppure l’abbigliamento sciatto e grossolano, con tanto di capigliatura –o quel che ne resta- unta e allungata, scivola mai nel rischio di essere percepito come un elemento caricaturale. Altra caratteristica insolita e audace, questa, nel cinema italiano che ancora fatica a sganciarsi dai retaggi stilistici del Neorealismo.
Naturalmente, dato l’impianto quasi totalmente visivo, un posto di rilievo è occupato dal lavoro svolto dal direttore della fotografia, Pasquale Mari, che con grande equilibrio è riuscito a conferire alle immagini le tinte ingrigite dello squallore e della miseria, non rinunciando a richiamare l’assetto visuale dei già elencati generi cinematografici da cui il film prende spunto. Appropriata anche la scelta dei commenti musicali, grazie a un’azzeccata colonna sonora che rompe i lunghi silenzi a sottolineare i rari ma fondamentali momenti in cui il protagonista vive la magia per lui insolita dei sentimenti. Un posto di rilievo spetta poi ai rumori, necessari alla descrizione vista la scarsità di dialoghi.
Incerti ci consegna un film di rara coerenza, spiazzante in ogni sua fase e meticolosamente costruito in ogni suo elemento. Un film equilibrato, che non intende stupire anche se si appoggia quasi completamente sull’abilità nella recitazione di un artista magnetico e pirotecnico.
In Gorbaciof l’immaginazione si fa più vera del vero, e ci si sente realmente inghiottiti fino alla fine insieme al protagonista nel vortice di una realtà criminale che ormai anche la cronaca racconta come se si trattasse di fiction.
Alessandra Pagliacci
http://www.cultframe.com/2010/10/gorbaciof-film-stefano-incerti/

3 comentarios:

  1. Chao Amarcord.
    Primero de todo felicitarte y darte las gracias por tu magnifico blog. Es el mejor sitio que e encontrado para practicar el italiano a la vez que descubro fantásticas películas.

    El otro día me recomendaron la película “La Meglio Gioventu”. Me dijeron que era una muy buena película, donde además se veía reflejada la historia de Italia de las últimas décadas. Por suerte en tu pagina esta y ya la tengo casi toda bajada, pero me da error en algunos de los links, si tienes un momento y te es posible podrías resubir algunas partes que dan error??

    Las partes que no se pueden bajar son:
    Del 2-4 las partes 003 y 005 y del 3-4 los subtítulos.

    Grazie mille! e complimenti per il blog
    luci

    ResponderEliminar
  2. A la brevedad lo soluciono. (“La Meglio Gioventu”.)

    ResponderEliminar
  3. luci
    Cambiados los enlaces del CD 2 (todos) y subtítulos del 3. (“La Meglio Gioventu”)

    ResponderEliminar