ESPACIO DE HOMENAJE Y DIFUSION DEL CINE ITALIANO DE TODOS LOS TIEMPOS



Si alguién piensa o cree que algún material vulnera los derechos de autor y es el propietario o el gestor de esos derechos, póngase en contacto a través del correo electrónico y procederé a su retiro.




jueves, 10 de noviembre de 2011

La Tregua - Francesco Rosi (1996)


TÍTULO La tregua
AÑO 1997 
IDIOMA Español/Inglés (Dual)
SUBTITULOS Español (Separados)
DURACIÓN 125 min.
DIRECTOR Francesco Rosi
GUIÓN Francesco Rosi, Sandro Petraglia, Stefano Rulli (Novela: Primo Levi. Adaptación: Francesco Rosi, Tonino Guerra)
MÚSICA Luis Enríquez Bacalov
FOTOGRAFÍA Pasqualino De Santis, Marco Pontecorvo
REPARTO John Turturro, Rade Serbedzija, Massimo Ghini, Roberto Citran, Andy Luotto, Stefano Dionisi, Teco Cello, Agnieszka Wagner
PRODUCTORA Coproducción Italia-Francia-Alemania-Suiza
PREMIOS
1997: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película)
1996: Premios David di Donatello: 4 premios, incluyendo Mejor película. 10 nominaciones
GÉNERO Drama | Nazismo. Holocausto

SINOPSIS La repatriación de un grupo de supervivientes italianos, procedentes del campo de exterminio de Auschwitz, se convierte, por razones nunca aclaradas, en una angustiosa odisea. (FILMAFFINITY)

Enlaces de descarga (Cortados con HJ Split)


 L’Uomo-libro incarnante La tregua sarà per un bel pezzo l’attore americano John Turturro: anche se ha 39 anni anziché 25, quanti ne aveva Primo Levi al tempo dei fatti, anche se non è ebreo. Ma sotto il segno di Stanislavskij, fin dalle prime immagini del film di Francesco Rosi, si verifica il miracolo dell’identificazione: l’eclettico commediante di Brooklyn scompare e al suo posto rivive l’assorto chimico piemontese. Con tutto il carico di insanabile dolore e brama di sopravvivere che contrassegnò l’intera esistenza di Levi fino al suo personale e ritardato Olocausto. Da quel 26 gennaio 1945 in cui, confuso fra i dannati di Auschwitz, il personaggio “io” accenna a un timido gesto di saluto ai russi liberatori, lo seguiamo in un’odissea picaresca e tragicomica lunga quasi   un anno. Il labirintico ritorno a casa di un ometto simile a quello che vola nel disegno di Chagall  sulla copertina di Einaudi. Un tipo che volteggia “fra la gente” (proprio nel senso gorkiano)   piangendo e soffrendo con tutti, ma scoprendo giorno dopo giorno i sapori della vita: “Volevo divertirmi scrivendo e divertire i miei futuri lettori...”. Perciò non meravigliamoci se sullo schermo Primo ride alle facezie e si unisce alle canzonette dei compagni, che svolgono in modo a tratti fin troppo colorito ed esuberante la funzione di contrasto e alleggerimento dei buffoni di Shakespeare.                                          
Tullio Kezich, 11 febbraio 1997

--------------------------
                                                                             
MADRID.- Con La tregua, John Turturro vivió una paradoja. La oferta que le hizo Francesco Rosi de encarnar al escritor italiano Primo Levi durante su estancia en Auschwitz le pareció fascinante; la aceptó sin dudar un instante, y más después de que un ilustre amigo común, Martin Scorsese, actuara de intermediario entre él y el veterano realizador de La Sfida, Lucky Luciano y Olvidar Palermo. De repente, Turturro se dio cuenta de la curiosa situación que estaba viviendo: aceptó ser Primo Levi, judío en un campo de concentración, justo cuando estaba preparando su papel de Hitler en la obra teatral La resistible ascensión de Arturo Ui, de Bertolt Brecht. «Es gracioso», comenta, «iba a hacer de Hitler y acabé en Auschwitz».
Turturro estuvo en el reciente Festival de Cannes para presentar La tregua, película que participó en la carrera a la Palma de Oro; volver a Cannes, donde tuvo lugar esta entrevista, fue para él un retorno al lugar que le consagró (Palma de Oro a la Mejor Interpretación Masculina en 1991 por Barton Fink, de los hermanos Coen). De hecho, su papel fue lo más alabado de la película por parte de la crítica.
Hoy, todavía sigue bajo el influjo de Primo Levi. Primero, por la talla humana y literaria del autor de La llave de las estrellas y Si éste es un hombre (el amargo relato en el que Levi refleja su imposible readaptación a la Italia de la posguerra, y que Turturro se aprendió casi de memoria durante su preparación del papel); en segundo lugar, por la impresión que le causó el suicidio del escritor el 11 de abril de 1987, tan sólo una semana después de dar su consentimiento a Francesco Rosi para llevar al cine La tregua. «Para mí, los libros de Primo Levi representan el testimonio de alguien que estuvo en un lugar terrible, vio cosas terribles y después intentó contarlas, y lo hizo en términos muy humanos».

LA EXPERIENCIA DE AUSCHWITZ.- «Auschwitz existió, así que es imposible que Dios exista», dejó escrito Primo Levi. Turturro explica así el sentido de esa terrible frase, y la esencia del libro que dio lugar a la película: «Más que sobre los hechos, las vivencias espantosas de Primo Levi en el campo de concentración, La tregua trata lo que ocurre después de esos hechos, la forma en que una persona se incorpora a la vida después de todo aquello, cómo ha de empezar de nuevo, y sin ser precisamente un niño».
John Turturro se esfuerza sobremanera en explicar que La tregua es una película «específicamente europea de principio a fin», pese a que su protagonista, él, sea americano. «Esta es la típica película imposible de hacer en Hollywood», asegura, «entre otras cosas porque el rodaje exigió grandes dosis de paciencia, y eso, en Hollywood...».
El actor-fetiche de Spike Lee (Do the right thing, Jungle fever, Mo' Better Blues, Clockers) se muestra especialmente irónico cuando se refiere a las grandes producciones «de sustos, explosiones y efectos especiales» habituales en cierto tipo de cine norteamericano (no, desde luego, el que suele frecuentar él): «No quiero parecer un esnob pero, desde luego, no estoy dispuesto a practicar la filosofía de "bueno, hago una película, la que sea, cobro y me voy a casa", porque creo que moralmente es bastante duro sacar dinero según de qué películas; bueno, hay bastante gente que lo hace, pero mi objetivo es ir mejorando con cada película».
Con esa filosofía de trabajo, «el público agradece que te arriesgues», ha logrado convertirse en el objeto del deseo de productores y directores, algo que asume con esta humildad: «Nunca creí que me convertiría en un actor que vende». Tampoco creyó nunca que acabaría dirigiendo, disciplina en la que ya debutó con Mac y de la que asegura: «Pienso seguir adelante, porque Mac me demostró que la dirección era algo muy personal para mí, algo a lo que no quiero renunciar nunca».

HUYENDO DE LO TEATRAL.- Turturro reconoce que el papel de Primo Levi, absolutamente impregnado de sentido autobiográfico, fue uno de los proyectos más duros de su carrera: «Se trata de un personaje muy complicado de desentrañar, porque está lleno de delicadeza y de autocontrol moral; hubiera sido muy fácil hacer una interpretación demasiado teatral, porque la historia se prestaba a ello. Intenté ser Primo Levi de forma más humilde».
Esa voluntad de retención y de autocontrol queda reflejada en la secuencia de la película en la que Primo Levi y sus acompañantes, tras ser liberados de Auschwitz por los soviéticos, llegan en tren a la estación de Múnich; allí ven cómo soldados americanos apuntan con metralletas a un grupo de prisioneros alemanes dedicados a cavar zanjas; Primo Levi baja del tren y mira fijamente a uno de ellos que, al verlo, se arrodilla en busca del perdón.
Tampoco desde el plano físico fue fácil el trabajo; parte del rodaje transcurrió en Ucrania y Polonia, con temperaturas de hasta 40 grados bajo cero: «Las condiciones del rodaje fueron agotadoras, aparte de que tuve que perder peso para el papel». «Sé que en Nueva York», comenta entre risas, «llegó a extenderse el rumor de que me estaba muriendo, pero aquí estoy, como se ve». Con su Primo Levi, Turturro alarga un poco más su proverbial versatilidad. Aunque parezca mentira, el cocinero de pizzas de Do the right thing es la misma persona que el interno famélico de Auschwitz.
Suplemento cultural del Mundo 7 de Junio de 1997
http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?f=42&t=5124



Francesco Rosi y La tregua
         
El cineasta Francesco Rosi fue uno de los primeros que pensó en la adaptación de La tregua para el cine. Pero recién en 1987 tomó contacto con Primo Levi para obtener la cesión de los derechos de autor. El escritor accedió, y apenas una semana después decidió poner fin a su vida.
         
Este hecho obligó a Rosi a posponer el proyecto y en ese paréntesis logró interesar a John Turturro, actor norteamericano pero de ascendencia italiana, para que asumiera el personaje protagónico, es decir el papel de Primo Levi. También obtuvo el apoyo de Martin Scorsese, del productor italiano Leo Pescarolo y de la francesa Véra Belmont, coproductora de Farinelli.
         
La tregua se filmó en 1995 en Ucrania, en condiciones climatológicas muy duras, con la participación de actores y técnicos provenientes de distintos países de Europa. A partir de la crónica testimonial de Levi, la película describe la surrealista travesía del escritor y de un grupo de sobrevivientes, durante casi nueve meses, a través de Rusia, Rumania, Hungría, Austria y Alemania hasta regresar a Turín.
         
El relato se inicia en Auschwitz con la liberación de los prisioneros, lo que le permitió al director eludir la barbarie nazi de los campos de concentración. El protagonista, una suerte de arquetipo de la condición humana destruida por las atrocidades, asume desde el primer momento el compromiso de no olvidar simbolizado en una actitud reveladora: mientras algunos queman su uniforme memoria de la infamia, la humillación y el martirio, él lo conserva debajo de las ropas de segunda mano que le proporcionan los soldados rusos.
         
Levi escribió en el primer capítulo de La tregua: Así, la hora de la libertad sonó para nosotros grave y difícil, y nos llenó el ánimo a la vez de gozo y de un doloroso sentimiento de pudor que nos movía a querer lavar nuestras conciencias y nuestras memorias de la suciedad que había en ellas. Y de pena, porque sentíamos que aquello no podía suceder; que nunca ya podría suceder nada tan bueno y tan puro como borrar nuestro pasado, y que las señales de las ofensas se quedarían para siempre, en los recuerdos de quienes las vivieron, y en los lugares donde sucedieron, y en los relatos que haríamos de ellas?.
         
La tregua a la que alude el título no es el final de una guerra, sino ?el espacio indefinido que existe entre la vida y la muerte, la desesperación y la esperanza, la conciencia interior y la percepción exterior. (…) Son las fronteras individuales y no las políticas las que delimitan la naturaleza humana y, en este caso, el intelectual se revela como una especie frágil e inadaptada a la supervivencia cotidiana a diferencia de otros personajes que aparecen en La tregua?. 3
http://www.revistacriterio.com.ar/cultura/la-memoria-de-primo-levi/

13 comentarios:

  1. Mister, the movies Animali Pazzi of C.L.Bragaglia and Risate di gioia of Monicelli are uncomplete!

    ResponderEliminar
  2. Estimado
    Algo debe estar haciendo mal porque ambos films están completos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ok, I retry to download... Problably the error is mine.

    Bye

    ResponderEliminar
  4. Il film La Tregua non si puo scaricare, cuando voglio apresare il link, mi dice che non é disponibile, non puoi salirlo in oltre servitore?

    ResponderEliminar
  5. Estimado Amarcord, falta el link número 8, agradeceria que lo incorporaras para poder terminar de subir la película, gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola amigo, no me canso de alabar la labor que haz emprendido... Felicitaciones. Podrías subir los subtitulos en español de La Tregua. Gracias. Abrazo- Ernesto Florio.

    ResponderEliminar
  7. Hola. El enlace de los subtítulos no está funcionando. ¿Podrá hacerse algo al respecto? Gracias, Luis.

    ResponderEliminar