ESPACIO DE HOMENAJE Y DIFUSION DEL CINE ITALIANO DE TODOS LOS TIEMPOS



Si alguién piensa o cree que algún material vulnera los derechos de autor y es el propietario o el gestor de esos derechos, póngase en contacto a través del correo electrónico y procederé a su retiro.




miércoles, 7 de marzo de 2012

Un'ombra nell'ombra - Pier Carpi (1979)


TÍTULO ORIGINAL Un ombra nell'ombra
AÑO 1979
IDIOMA Italiano
SUBTITULOS Español (Separados)
DURACIÓN 84 min. 
DIRECTOR Pier Carpi
GUIÓN Pier Carpi
MÚSICA Stelvio Cipriani
FOTOGRAFÍA Guglielmo Mancori
REPARTO Anne Heywood, Valentina Cortese, Frank Finlay, John Phillip Law, Marisa Mell, Irene Papas, Paola Tedesco, Lara Wendel, Ian Bannen, Ezio Miani, Carmen Russo, West Buchanan, Marina Daunia
PRODUCTORA Coproducción Italia-Reino Unido; Aretusa Film / Rassy Film / Tanit Film
GÉNERO Terror | Posesiones/Exorcismos 

SINOPSIS No satisfecho con una sola esposa, Lucifer atrae a cuatro hermosas mujeres a sus manos diabólicas. Dichas mujeres tienen prohibido participar en actividades sexuales con los hombres mortales. Fruto de dichas relaciones, da lugar a varios hijos del diablo, que tendrán que heredar todo los relacionado con su padre. (FILMAFFINITY)

Enlaces de descarga (Cortados con HJ Split)
http://www17.zippyshare.com/v/56364492/file.html


Secondo ed ultimo lavoro di Pier Carpi, personalità tra le più poliedriche e misteriose del nostro cinema: giornalista, sceneggiatore di fumetti (Topolino, Superman, Zakimort, Diabolik e Martin Mystère fra i tanti), scrittore, autore teatrale, regista, biografo di Cagliostro ed appartenente alla loggia massonica italiana P2, nome in codice “Reggio Emilia 14”. Un uomo di profonda cultura ed infinita sensibilità artistica, che con un “Ombra nell’ombra” sceglie di portare sul grande schermo il suo omonimo romanzo esoterico.
“Carlotta (Heywood), Raffaella (Papas), Lena (Cortese) e Agata (Mell) si consacrano a Lucifero (Miani) che impedisce loro di avere rapporti sessuali. Dall’unione infernale con due delle donne nascono Almarisa (Tedesco) e Daria (Wendel), la prima comprende la tragedia di essere figlia del demonio e si suicida. Daria, invece, impara a convivere con i suoi terribili poteri e si compiace di essere la figlia del diavolo. Un esorcista (Law) tenta di combatterla, aiutato dalla madre pentita (Heywood) ma morte e disperazione si abbattono dove passa la figlia di Lucifero”
L’esplicito intento dell’operazione è, ovviamente, sfruttare il fortunato filone esorcistico, segnato dai successi planetari di film come Rosemary’s baby (1968), L’esorcista (1973) ed Il Presagio (1976). Ma l’opera, visibilmente gravata da limiti produttivi, tecnici ed artistici, si rivela fin da subito un bizzarro miscuglio di esoterismo e psichedelia, con saltuari momenti che rasentano la comicità involontaria. Sin dall’incipit si rimane allibiti di fronte ad un balletto paratelevisivo con conclusivo topless di Carmen Russo, la cui presenza sbandierata nei titoli di testa termina qui. Si continua quindi con sequenze oniriche accompagnate dalle magnifiche partiture di Stelvio Cipriani, per arrivare ai giorni nostri e realizzare con maggiore chiarezza l’arcano mistero, che lega le quattro protagoniste alle loro figlie. Non mancano dialoghi fiume dalle sfumature criptiche ed oscure, il cui intento vorrebbe essere quello di alludere all’occultismo della vicenda ma che, dispiace ammetterlo, delineano spesso derive incontrollate della sceneggiatura, con annesse cadute nel ridicolo (le sequenze scolastiche rappresentano un esempio stucchevole).
Notevole al contrario il cast artistico, che inanella quattro divine del cinema di genere Italiano come Marisa Mell, Irene Papas, Anne Heywood e Valentina Cortese, senza dimenticare la giovane Lara Wendel (pseudonimo di Daniela Rachele Barnes, tedeschina stranota per il cult Maladolescenza di Pier Giuseppe Murgia) ed il diligente John Philip Law, piuttosto in parte.
A conti fatti non propriamente indifendibile, ma da visionare come un’opera di sfacciata imprecisione e genuina assurdità.
http://fascinationcinema.blog.tiscali.it/2011/05/22/unombra-nellombra-1979-di-pier-carpi/


Catorce años atrás, cuatro jóvenes iniciadas en un culto brujeril se entregaron en cuerpo y alma al mismísimo diablo a cambio de conseguir riqueza, poder y conocimiento.
Los años han pasado y aquellas jóvenes son ahora mujeres maduras, bien situadas económica y socialmente, que, al mismo tiempo que mantienen en secreto su condición, siguen en contacto entre ellas y con el Coven brujeril al que pertenecen. Pero, aunque la vida les ha sonreído y los términos del pacto se han cumplido a la perfección, todas, de una forma u otra, son conscientes de que al realizar aquellos impíos esponsales renunciaron a más cosas de las que ganaron.
Una de ellas, Carla, incluso llegó a casarse y a intentar llevar una vida normal y familiar; aunque la cosa salió mal porque, al convertirse en esposas de Lucifer, a todas se les hizo imposible mantener relaciones normales con cualquier hombre. Tras su separación, Carla se dedicó en cuerpo y alma a su hija Daria, nacida nueve meses después de sus bodas satánicas y que, como la hija de otra de sus compañeras, hasta ese momento ha sido una niña normal y corriente.
Daria ya ha cumplido trece años y comienza a mostrarse hostil y distante, como les pasa a todos los adolescentes. Pero lo que de verdad preocupa a su madre es que, al mismo tiempo, está empezando a saber cosas que ella se ha cuidado mucho de enseñarle. Hay ritos, ceremonias, que la chica realiza casi sin darse cuenta y que sumen a Carla en la mayor de las inquietudes, hasta el punto de convocar a sus compañeras y al resto del Coven para comentar el caso. Porque, como todas ellas saben, las criaturas nacidas nueve meses después de aquellos esponsales blasfemos participan de dos naturalezas: la humana de sus respectivas madres, y la diabólica de su verdadero padre…
...
A despecho de lo que sus minutos iniciales puedan hacernos creer, y una vez transcurridos éstos, Un Ombra Nell’Ombra es una película sobria, tirando a elegante (lo juro!) y absolutamente comedida. Tan rara resulta en el panorama italiano de la época que no aparece una sola gota de sangre, ni el más leve punto giallesco; e incluso en el tema de los desnudos y el erotismo hay cierta contención. Nada que ver con el Eurotrash de aquellos años y con el chorreo de Exploitations con el que el terror europeo en general (e italiano en particular) despidió los 70’s y expidió el certificado de defunción de su etapa más gloriosa.
Lo primero que uno pensaría es que la peli de Carpi es, en el fondo, un exploit más. En este caso construido a rebufo del éxito que tuvo La Profecía (The Omen, Richard Donner 1976), una cinta que revitalizó el tema del satanismo abordándolo con una visión y un lenguaje muy distintos a la archifamosa El Exorcista (1973). Y algo hay, desde luego. Bastante, en realidad.
Efectivamente, como en la película de Donner, en Un Ombra Nell’Ombra se aborda el tema del Anticristo, se evitan las truculencias visuales y los golpes de efecto, se manejan elementos apocalípticos y se olvidan de posesiones y escatologías (en la segunda acepción del término, según la RAE... Porque del primero sí se ocupan las dos pelis).
Pero (y ahí estriba la principal virtud de la película de Pier Carpi) en la italiana se ahonda más en el aspecto teológico-cosmogónico de la cosa, manejando algo parecido a las teorías dualistas de los Gnósticos y Maniqueos e, incluso, en algunos aspectos, la doctrina de los modernos adoradores del diablo. Y, sobre todo, se refleja la cosa brujeril-matriarcal con una seriedad que yo, al menos, no he visto en ninguna otra película de la época (tal vez en Simon, King Of The Witches... Pero en ese caso los tiros iban por otro lado). Y en esto sí que tuvo mucho que ver el propio Carpi. Según parece, el buen señor era un estudioso del tema desde tiempo atrás, una auténtica autoridad en la materia. Y se nota. Como guionista y director cuida escrupulosamente los detalles, los instrumentos usados; las espadas rituales, la coartada “ideológica” que explica el satanismo como una alternativa al cristianismo al estilo de las teorías de Anton LaVey, los pequeños rituales casi domésticos, la escenografía. Incluso la burrada pseudo-disco de los créditos iniciales sería una plasmación disco-chochi y setentera de una determinada idea: Lo satánico como mezcla rara de lo apolíneo y lo dionisíaco. Como exaltación de una belleza que (a pesar de la torpeza insoportable de su plasmación en imágenes, o precisamente por eso mismo) quiere resultar evidente.
Pero cuidado, porque Carpi no es un creyente. O, si lo es, juega a despistar. Porque en la película, el demonio (representado por un tipo que parece un modelo de anuncio de colonia masculina de finales de los 70’s o un hortera de discoteca circa 1979, bufanda blanca incluida… Es para verlo también, mes amis…) no es un buen tipo. No, desde luego.
Las brujas y la propia Daria se refieren a él en su italiano original como Il Padrone (yo lo he traducido en los subs como Nuestro Dueño y Señor, para darle más solemnidad y reverencia al título y, al mismo tiempo, acercarme más al sentido que la palabra italiana tiene… Y que está relativamente lejos del término español “patrón” con el que suele traducirse) y, a pesar de toda la coartada ideológico-estética-religiosa es, en el fondo, un macarra chulesco, tiránico y celoso como un moro de opereta. Por otro lado, las cuatro mujeres que en su juventud se desposaron con él son conscientes de que perdieron más de lo que ganaron con el trato… En ese sentido, la moraleja sigue siendo la misma que en tiempos de Fausto. El que pacta con el diablo termina pagando las consecuencias. Vamos… que si Carpi era, más que un estudioso, un auténtico creyente, aquí no se nota. Y la película podrá ser de todo menos un instrumento de proselitismo. No, mes amis. De eso aquí no hay nada…
No obstante la película sí tiene un cierto carácter de evangelio a la inversa. Daria, la hija de Carlotta (interpretada por Lara Wendel, una actriz que se inició muy jovencica en el Eurotrash y los films escandalosos, por cierto) es, evidentemente, un avatar del Anticristo. Un trasunto invertido de Jesús de Nazareth. Y aquí asistimos a su manifestación, a su toma de conciencia, a la asunción de su verdadera naturaleza. Hay escenas y frases que, de alguna forma, se corresponden con pasajes evangélicos (pero, insisto, “a la contra”) y que resultan muy evidentes.
Bueh… Y un par de apuntes más para terminar. Pier Carpi, aparte de estudioso y experto en el esoterismo brujeril y diabólico fue uno de los guionistas e ideólogos durante los 60’s del cómic original Diabolik, que dio a su vez origen a la maravillosa película homóloga de Mario Bava en 1967. Un ejemplo pluscuamperfecto de fumetto y pop alla italiana. Amigo y admirador de los dos protagonistas de esa peli, John Phillip Law y Marisa Mell, consiguió que participasen en esta película en papeles secundarios pero muy agradecidos (la Mell es Agatha, una de las brujas desposadas con Satán y algo así como la madre superiora del Coven mientras John Phillip Law hace una breve aparición como cura católico que ha perdido la fe). Fue una especie de autohomenaje curioso y un guiño al aficionado al fantastique italiano más clásico.
Con el tiempo la película ha devenido un auténtico film de culto. De hecho, el crítico Frank G. Rubio la reivindica con especial contundencia tanto en la reseña que le dedica en el especial de Quatermass dedicado al cine de terror italiano como en el capítulo que firma en el libro El Demonio En El Cine: Máscara Y Espectáculo, coordinado por Antonio José Navarro y publicado por Valdemar (libro que he citado varias veces y que considero no sólo recomendable sino imprescindible para cualquier aficionado al Terror en general y al diabolismo cinematográfico en particular). Yo encuentro muy acertados sus comentarios y, casi parafraseándolo, os quiero advertir también de que a pesar de su originalidad (que, insisto, la aleja de la mera exploit de La Profecía que a primera vista podría parecer) y de su eficacia la peli no deja de ser una obra humilde, realizada con escaso presupuesto y con altibajos tanto en la realización como en el guión y (sobre todo) en las interpretaciones. En eso no se diferencia demasiado de otras contemporáneas suyas, mes amis. Aunque, como he dicho, sobresale mucho sobre ellas en punto a originalidad, sobriedad y elegancia (insisto, pese a los espantosos créditos iniciales que hacen que esa afirmación mía resulte casi irónica).
Como ya he dicho en esta peli no hay un solo toque giallesco. No hay sangre, no hay crímenes, no hay sustos ni imágenes impactantes. Incluso el toque erótico, omnipresente en el cine de género de la época, brilla por su ausencia. Hay algunos desnudos, es cierto, incluido el ahora impensable de la jovencísima Daria (y digo lo de impensable porque la chica era menor de edad) pero, salvo la pantomima disco-chochi protagonizada por Carmen Russo al principio, carecen por completo de connotaciones eróticas. Son fugaces (y escasamente visibles) desnudos rituales. Serios, envarados, en absoluto estimulantes. Parte de ese detallista cuidado por parte de Carpi (del que he hablado antes) en la presentación de determinados aspectos, estéticas y elementos del diabolismo brujeril.
...
Sargento Howie
http://www.exvagos.ch/terror-v-o-and-v-o-s/153678-ombra-nellombra-italia-1979-vhsrip-brujeria-satanismo-v-o-ital-subs-espanol.html

3 comentarios:

  1. Vuelvan a subir los subtitulos por favor... el link no funciona.

    ResponderEliminar
  2. links are dead, please re-up, grazie!

    ResponderEliminar