ESPACIO DE HOMENAJE Y DIFUSION DEL CINE ITALIANO DE TODOS LOS TIEMPOS



Si alguién piensa o cree que algún material vulnera los derechos de autor y es el propietario o el gestor de esos derechos, póngase en contacto a través del correo electrónico y procederé a su retiro.




domingo, 9 de octubre de 2011

Non c'è pace tra gli ulivi - Giuseppe De Santis (1950)


TÍTULO Non c'è pace tra gli ulivi
AÑO 1950
IDIOMA Italiano 
SUBTITULOS Español e Italiano (Separados)
DURACION 101 min.
DIRECTOR Giuseppe De Santis
GUIÓN Giuseppe De Santis, Gianni Puccini, Carlo Lizzani, Libero De Libero (Historia: Giuseppe De Santis, Gianni Puccini)
MÚSICA Goffredo Petrassi
FOTOGRAFÍA Piero Portalupi (B&W)
REPARTO Raf Vallone, Lucia Bosé, Folco Lulli, Maria Grazia Francia, Dante Maggio, Michele Riccardini, Vincenzo Talarico, Attilio Torelli 
PRODUCTORA Lux Film
GÉNERO Drama | Neorrealismo

SINOPSIS Tras la guerra, Francesco Dominici (Raf Vallone), un pastor recién llegado del frente, busca trabajo inútilmente. Para vengarse de un pastor, Agostino Bonfiglio, que se enriqueció durante la guerra de forma poco ortodoxa, le roba algunas cabras. Después de ser arrestado y condenado a cuatro años de cárcel, Agostino seduce a su novia, la bella Lucia (Lucía Bosé). Pero, un día, Francesco consigue evadirse con el objetivo de vengarse de su enemigo. (FILMAFFINITY)


TRAMA
Francesco Dominici, tornato dalla guerra, cerca invano lavoro. Una notte, aiutato dalla sua innamorata, Lucia e dalla sorella, Maria Grazia, ruba delle pecore ad Agostino Bonfiglio, un pastore arricchitosi durante la guerra, che si dice abbia rubato, tempo prima, le pecore di Francesca. Francesco viene denunciato ed arrestato. I testimoni, chiamati in causa, vengono sopraffatti o comprati da Agostino e Francesco viene condannato a quattro anni. Agostino vorrebbe sposare Lucia, ma il matrimonio va a monte per l'intromissione di Maria Grazia, alla quale Agostino ha usato violenza. Francesco evade dalla prigione con un compagno. Inseguito dai carabinieri, viene salvato da Lucia, della quale diviene l'amante. Mentre i carabinieri danno la caccia a Francesco, questi va in traccia d'Agostino, che temendone la vendetta ha cercato di farlo assassinare. Agostino fugge, trascinandosi dietro Maria Grazia e le pecore. Maria Grazia viene brutalmente strangolata da Agostino, che accecato dalla paura, precipita in un burrone. Francesco si consegna ai carabinieri, fidando nella revisione del processo e nell'assoluzione.

CRITICA
"Dopo 'Riso amaro', opera decisamente sbagliata nonostante i suoi aspetti positivi, si attendeva 'Non c'è pace tra gli ulivi' come una riparazione. De Santis ha superato solo in parte la sua prova d'ottobre [...]. [...] Nella prima parte del film l'ambiente aspro e primitivo della pianura ciociara è descritto con misura e con tocchi fortemente realistici. Risulta chiaro che mentre 'Riso amaro' falliva del tutto nella rappresentazione dei suoi temi, 'Non c'è pace tra gli ulivi' raggiunge, in questo senso, una maggiore consistenza, pur dovendo registrare [...] alcuni gravi difetti di struttura che in definitiva ne appesantiscono lo stile e ne rendono meno immediato l'assunto: un assunto di solidarietà umana e di comprensione per i problemi degli abitanti di quella regione ancora arretrata e impervia [...]. In alcuni punti si ha addirittura la sensazione che i personaggi agiscano più come fantocci che come uomini animato da sentimenti autentici e da passioni reali". (Vice, "Cinema", 49, 1° novembre 1950).
http://cinema.ilsole24ore.com/film/non-ce-pace-tra-gli-ulivi/


Pascuas sangrientas (Venganza), Non c’ é pace tra gli ulivi, de Guiseppe De Santis, por Jean A. Gili; selección de Dossiers du Cinéma y traducción del francés por Héctor Enrique Espinosa R.

Pascuas sangrientas sin duda representa junto con Roma ore undici – teniendo en  cuenta que el cineasta jamás ha podido llevar a término extremo sus proyectos, que  pretendían por mucho más; por ejemplo Notre pain quotidien, un film acerca de la expropiación de las tierras por los campesinos –lo mejor de la producción de Guiseppe De Santis. Pascuas sangrientas corresponde mejor a las exigencias del director, especialmente por la convergencia rechazada y entre lo particular y lo general, la lírica y la política, la sensualidad y la sequedad realista en su crítica social.
El filme se articula en torno de tres células familiares arraigadas en el contexto  socio-económico de la Ciocaria –una tierra subdesarrollada del Mediodía italiano y de  donde es originario De Santis: -Bonfiglio (Folco Lulli) quien, con su madre y sus sirvientes, encarna al potentado local, el pastor enriquecido aprovechando las oportunidades de la Segunda Guerra Mundial.
-Lucia (Lucía Bosé) y sus padres: pobres campesinos que no vacilan en casar a  su hija con Bonfiglio contra la voluntad de ella; por este matrimonio negocian la extinción de su deuda financiera a cargo de su futuro yerno.
-Francesco Dominici (Raff Vallone), su hermana (Maria Grazia Francia) y sus padres, una familia de pastores miserables arruinada por la ida a la guerra de Francesco y la pérdida de sus borregos robados por Bonfiglio.
En estas tres células se organiza una lucha brutal que cesará hasta alcanzar la   victoria con la justicia social y el amor, ambos planos están siempre estrechamente ligados en al obra de de Santis. Como el matrimonio fallido de Bonfiglio, cuando este  último,  malquisto en su trabajo y en sus afectos, es denunciado públicamente: su madre lo abofetea y esto tan solo es una sanción familiar que anuncia el castigo colectivo que llegará con la secuencia final – la muerte de Bonfiglio.
El drama individual que ocupa el inicio de la escena no alcanza toda su intensidad más que con relación al drama colectivo.
Si Francesco está condenado a un internamiento de cuarenta años (cf. la sinopsis), es porque los pastores se han  solidarizado con él y se rehúsan a testimoniar a favor de él en su proceso. Si Francesco llega a escapar de los carabineros y orilla a Bonfiglio al suicidio, es porque los pastores lo protegen y ocultan: los desheredados, los explotados, cobran sentido de sus intereses  de clase y oponen un frente unido para destruir a un explotador.  Todo el filme esta sostenido por una necesidad de toma de conciencia: en tanto que esa toma de conciencia no es simplemente individual, y que cuando el hombre busca hacerse justicia solo, está  condenado al fracaso; en tanto que la toma de conciencia se convierta en colectiva, la  victoria entra en los dominios de lo posible y las fuerzas opresivas retroceden.  Simbólicamente el filme no se termina en la imagen de Francesco vencedor o con una visión de la pareja Lucia-Francesco reunida; se cierra en los pastores, es decir sobre un  grupo social que da un paso adelante en la lucha contra la opresión. La ley del silencio  ha sido declarada, la conciencia de clase comienza a operar en un universo de sumisión ancestral a las autoridades constituidas: al gran propietario, la policía, la justicia, la iglesia.
El lirismo de la obra alcanza su justificación plena. Más allá de la aventura de Francesco, será el aspecto coral lo que importa. La comunidad pueblerina es el verdadero protagonista de Pascuas sangrientas: será ella quien traiciona a Francesco  dejándolo condenar injustamente, ya encerrado considera que es la peor de las  represalias; pero será ella quien burle el matrimonio malhadado de Bonfiglio; será ella  quien tome su cargo el regreso de Francesco y quien le ayudará a cumplir el acto mediante el que comienza a destacarse una conciencia de clase.
La existencia de niveles diferentes en el relato se hace perceptible por el empleo de la profundidad de campo. Cuando al inicio del filme Francesco regresa de su cautividad al pueblo, la estructura comunitaria se establece completamente: en el primer  plano un campesino, de lejos Francesco en segundo plano y sus padres en tercero. El establecimiento de los personajes en el espacio significa la ausencia de cohesión entre los protagonistas. Igualmente cuando Francesco busca a su antigua novia, Lucia, la pareja no se mira en el mismo nivel: aquí también los dos enamorados se presentan en  puntos distintos de la profundidad de campo.
En Pascuas sangrientas los travelling tienen también una función dramática  precisa. Con sus grandes movimientos que describen el paisaje y a los hombres en él –tal como al principio del filme cuando en un mismo seguimiento la cámara descubre las pendientes hacia el mar-, De Santis expresa una clase de relación entre el hombre y la  naturaleza, una clase de armonía que han olvidado los explotadores. Así hace una  aproximación sincrética que busca su fuente en un arraigo profundo a la tierra. De Santis se hace cada vez más lírico y apasionado. Para él lo esencial es comunicar, hablar un lenguaje claro para el público mayoritario. A este efecto no duda en emplear los recursos y las estructuras del cine popular.
Si la película es la historia de una toma de conciencia, primero será individual y  luego colectiva., también es la proyección de esta toma de conciencia hacia el público. De Santis no quiere escapar a una especie de didactismo, ni mucho menos, en cambio lo  busca. El comentario en voz off que inicia la cinta, en el centro y al final del filme (en la versión italiana es el propio De Santis quien narra), existe en función de no dejar  planteada alguna ambigüedad ni de introducir algún recurso explícito en relación con  eventos ajenos a la pantalla. En suma De Santis utiliza un procedimiento que ya es una manera de distanciamiento, un procedimiento que uno encuentra en ciertos filmes de Francesco Rossi (Salvatore Giuliano y Lucky Luciano).
Se puede reprochar al filme proponer una visión optimista en la presentación de las relaciones de fuerza y su evolución.
Puede ser que la inclinación natural del cineasta le hizo creer en la posibilidad de cambio en una situación histórica dada.
Por añadidura,   en 1949, en pleno neorrealismo, los cineastas podrían todavía esperar que una evolución pudiera reiniciar la sociedad italiana. La ventaja de la restauración demócrata cristiana no sería ya reafirmada en un país que, en la línea de las esperanzas guardadas por la  resistencia, podría creer en una transformación profunda de las estructuras económicas y sociales.
Con esta óptica la sensualidad profunda que está presente en toda la obra de De Santis también se percibe como una forma de liberación. Anticipando un tipo de aproximación que encontraría su expresión justa en el filme de Elio Petri – coincidencia lógica luego de que el autor de La clase obrera va al paraíso ha sido, a partir de Roma, ciudad abierta, el colaborador de De Santis en cinco películas-, De Santis muestra que el hombre debe liberarse simultáneamente en dos niveles, el material de las condiciones económicas, y el intelectual con la liberación del inconsciente en tanto que expresión de la sexualidad.
Así con el paso del tiempo –una visión reciente del filme lo prueba-, Pascuas sangrientas conserva toda su fuerza y contemporaneidad: De Santis pone los problemas exactamente como deben ser. La lucha de Francesco y de los pastores de la Ciocara reúne la lucha de todos los que sufren una opresión tanto material como ideológica. Sin duda Pascuas sangrientas es uno de esos filmes-marcador a los que no es posible comprender en la evolución reciente del cine italiano.

(SINOPSIS: Francesco Dominici, originario de la Ciocara, regresa de la guerra: pasó tres años en el frente y ha sido prisionero durante y tres años más. En su ausencia, Bonfiglio, un pastor que se ha enriquecido durante el conflicto, le ha quitado su único bien, su rebaño, y mientras tanto se va a casar con Lucia, la prometida de Francesco.  Éste ultimo no encuentra trabajo y se ve reducido a la miseria, decide entonces recuperar los borregos con la ayuda de su hermana Maria Grazia y sus padres, Bonfiglio viola a Maria Grazia y pone una denuncia contra Francesco. Éste es condenado a cuatro años de prisión, los pastores (aterrorizados por Bonfiglio) han rechazado testimoniar a su favor.
Francesco se escapa de la prisión con la firme intención de vengarse. Ayudado por Lucía y por los pastores que empiezan a tomar conciencia de sus intereses de clase, Francisco obliga a Bonfiglio a escapar a la montaña con sus borregos. Bonfiglio arrastra a María Grazia y la estrangula cuando ella pretende abandonarlo. Al instante de ser encontrado por Francesco y los pastores, Bonfiglio se arroja a un precipicio. Francesco escapa de la policía, pero su juicio será reabierto.)
http://www.cineforever.com/2011/05/16/pascuas-sangrientas-venganza-non-c%E2%80%99-e-pace-tra-gli-ulivi-de-guiseppe-de-santis/

5 comentarios:

  1. Por desgracia, todos los links están caídos

    Se agradece de todas formas

    ResponderEliminar
  2. Subtítulos en español (desconozco si están sincronizados con la versión aquí publicada):

    http://www.opensubtitles.org/es/subtitles/4225408/non-c-e-pace-tra-gli-ulivi-es

    Si la puedes resubir, te lo agradeceré mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambiados todos los enlaces.
      (Gracias por los subtítulos)

      Eliminar
    2. Muchas gracias a tí por el trabajo que estás haciendo. Saludos.

      Eliminar